Utilizamos cookies para mejorar nuestro servicio. Si continua navegando, entendemos que acepta su uso. Más información
 Tiene en su cesta de la compra   0 artículos   en total 0,00 €  
ir a la cesta

IMPORTANTE: Estimados lectores, a partir de agosto de 2016 no se admitirán más peididos de pago online.

Para realizar pedidos pueden contactar con Luna Miguel, directora editorial, a través del email elgaviero@elgaviero.com




TROQUEL
Es una colección dedicada exclusivamente a escritores jóvenes, editada en colaboración con el Instituto Andaluz de la Juventud y construida con libros híbridos en los que todos los géneros tienen cabida.

[14] Pablo López Carballo, Crea mundos y te sacarán los ojos
Prólogo: Julián Rodríguez
Ilustración: María G. de Azcárate
[13] Sara R. Gallardo, Epidermia
Prólogo: José Luis Piquero
Ilustración: Diego de Haro
[12] Elise Plain, Pan para la princesa
Prólogo: Maite Dono
Ilustración: Rocío Arana
[11] Raúl Quinto, Idioteca
Prólogo: Alberto Santamaría
Ilustración: Cristina Llorente
[10] Begoña Callejón, Cenicienta en sangre
Prólogo: Natalia Zarco
Ilustración: Ana Canteras
[9] Ana Tapia, El polizón desnudo
Prólogo: Ana Gorría
Ilustración: Carmen Hernández
[8] Juan Manuel Gil, Inopia
Prólogo: Enrique Vila-Matas
Ilustración: Ramón David Morales
[7] Sofía Rhei, Química
Prólogo: Pedro Cañas Navarro
Ilustración: Jacqueline Toon
[6] Germán Guirado, Menos Tú
Prólogo: Javier Corcobado
Ilustración: Mª Ángeles Hernández Marín. Maki
[5] Alejandra Vanessa, El hombre del saco
Prólogo: Matías Miguel Clemente
Ilustración: Aurora Rumí
[4] Antonio Portela, Ciudadano romano
Prólogo: Juan Bonilla
Ilustración: Fran Úbeda
[3] Natalia Manzano, Apnea. Método de inmersión
Prólogo: Espido Freire
Ilustración: Patricia Martínez
[2] Ana Gorría, Araña
Prólogo: José Luis Gómez Toré
Ilustración: Pepa Cobo
[1] Antonio García Fernández, La eterna promesa
Prólogo: Francisco Martínez
Ilustración: Alejandro Ortega




[14] Pablo López Carballo, Crea mundos y te sacarán los ojos
Colección: Troquel
Prólogo: Julián Rodríguez
Ilustración: María G. de Azcárate
ISBN: 978-84-15048-10-7
PVP: 8,00 €


Datos técnicos
Primera edición, 800 ejemplares, 666 numerados.
104 páginas
21,5 x 15,5 cm
Papel: Cyclus 100 gr.
Cubierta: Cartoncillo Bigris 1350 gr.
Tipos: Garamond

Referencias
Reseña de Agustín Fernández Mallo
Reseña de Carlota Moseguí


PABLO LÓPEZ CARBALLO (Cacabelos-León, 1983), ha publicado el libro de poesía Sobre unas ruinas encontradas (Premio Internacional La Garúa, 2010). Ha colaborado con reseñas, poemas, relatos y traducciones en las revistas Quimera, 7de7, Letras Libres, Nayagua, lapapelera, The Barcelona Review y Fragmenta, entre otras. Dirigió el espacio de crítica Afterpost entre 2007 y 2010. Es Licenciado en Filología Hispánica y en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. En la actualidad compagina la escritura de su tesis doctoral con el trabajo de coordinación de actividades culturales del programa de la Universidad de Duke en Madrid.

[+] info Pablo López Carballo


Ambulancias

Primero, mis brazos extendidos recorrieron la casa durante toda la tarde. Luego tendieron el inevitable puente hacia la calle. Vinieron a buscarte, traían abrigos de colores chillones, se movían rápido, no apreciaban la tensión de mis brazos, ni la delicadeza del movimiento de la mano dejándote en sus manos. Siempre me dijiste que estaría bien.
El sonido de la ambulancia delimita ahora el trayecto. Ya no pienso en nada más, miro mis brazos caídos, ellos reconocen lo inevitable. Sé que volveré solo. En mi cabeza se repite "I don't know how you were diverted you were perverted too i don't know how you were inverted". Reproduzco el fragmento una vez tras otra. Se añade la imagen de Barthes escribiendo en su diario "algunas mañanas son tan tristes". No es esta frase la que permanece sino la forma con la que dobla el folio, despacio, reconociendo en el gesto la ausencia. Desliza los dedos, aguantando en la garganta las palabras que se agolpan sin poder evitarlo. Si al menos alguien pudiera contenerlas. Termina escribiéndolas en una mezcla de negación y alivio. Desplaza después la cuartilla para evitar leerlas. La coloca debajo de algunas carpetas o en un cajón, intentando no recordar dónde la deja. La fuerza de lo doméstico se desvanece.
Ya no siento las rodadas, las alarmas se detienen.