Utilizamos cookies para mejorar nuestro servicio. Si continua navegando, entendemos que acepta su uso. Más información
 Tiene en su cesta de la compra   0 artículos   en total 0,00 €  
ir a la cesta

IMPORTANTE: Estimados lectores, a partir de agosto de 2016 no se admitirán más peididos de pago online.

Para realizar pedidos pueden contactar con Luna Miguel, directora editorial, a través del email elgaviero@elgaviero.com




CUARTO MENOR
El lugar de la poesía.
Cuarto Menor no es tan peque

[15] Jesús Carmona-Robles, Poemas para ahuyentar a Satán
(Novedad)
Ilustración: Cristina Llorente
[14] Alberto Santamaría, Yo, Chatarra, Etcétera
(Novedad)
Ilustración: Cristina Llorente
[13] María Ramos, Siamesa
(Novedad)
Ilustración: Cristina Llorente
[12] José Vidal Valicourt, Meseta
Ilustración: Cristina Llorente
[11] Raúl Morales, Pájaro Visitador
Ilustración: Cristina Llorente
[10] Carmen Camacho, Vuelo Doméstico
Ilustración: Cristina Llorente
[9] Paz Cornejo, Desaires Metropolitanos
Ilustración: Cristina Llorente
[8] Maite Dono, Sobras
Ilustración: Cristina Llorente
[7] Teresa Domingo, Luzbel de penumbra
Ilustración: Cristina Llorente
[6] Maite Dono, Circus girl
Ilustración: Cristina Llorente
[5] Carles Duarte, Los inmortales
Ilustración: Cristina Llorente
[4] Harkaitz Cano, Alguien anda en la escalera de incendios
Ilustración: Cristina Llorente
[3] Javier Corcobado, Yo quisiera ser un perro. Poesía Completa (1991-2007)
Ilustración: Cristina Llorente
[2] María Eloy-García, Cuánto dura cuanto. Seguido de un poema fotonovelado
Ilustración: Cristina Llorente
[1] Kepa Murua, Cantos del dios oscuro
Ilustración: Cristina Llorente




[12] José Vidal Valicourt, Meseta
Colección: Cuarto Menor
Ilustración: Cristina Llorente
ISBN: 978-84-15048-24-4
PVP: 14,00 €


Datos técnicos
Primera edición, 333 ejemplares.
50 páginas
24 x 14,5 cm
Papel: CreadorVol 100 gr.
Cubierta: Creator silk 350 gr.
Tipos: Caslon, Verdana y Haettenschweiler


JOSÉ VIDAL VALICOURT (Palma de Mallorca 1969). Licenciado en Filosofía. Interesado en autores como Deleuze o Blanchot, ha dedicado un breve ensayo a este último autor, titulado Blanchot: Espacio del desastre, y al primero un libro de relatos que lleva como título El hombre que vio caer a Deleuze. Alterna la poesía, la narrativa y la escritura ensayística con la actividad periodística, así como colaboraciones en distintas revistas culturales. Afirma que la obligación de escribir un artículo semanal supone un buen ejercicio para ampliar su registro estilístico. La casa de Mallarmé, Zona de nadie, La fiebre de los taciturnos son algunos de sus libros de poemas. Durante su estancia en Lisboa acabó la novela breve Tomas Falsas (Editorial Pre-Textos) y Lisboa Song (Eutelequia). La música y el cine están casi siempre presentes en sus obras.

Meseta, fue concebido a raíz de un viaje en autobús por la meseta castellana. Una especie de travelling no sólo como cuestión estética, sino moral, según palabras de Godard. El lenguaje queda afectado por el territorio. La fascinación del mineral es patente. Zonas despojadas y abiertas, lugares elevados y expuestos a la luz más radiante. Vértigo de la horizontalidad. Tocar el hueso de la provincia. Reminiscencias de los páramos y de los llanos incendiados de Rulfo, de los paisajes quebrados y calcinados de Caneja, del amarillo enloquecido de Van Gogh, pero también del laconismo cinematográfico de Víctor Erice. Poética de la sed proyectada hacia la nieve.


La violencia del polen. La matemática conmovida. Turbulencia de átomos. Hay un principio de desorden. Un hiato que causa vértigo al hombre de la cima. Como si el universo se detuviera. Como si la mujer evocada no fuese más que un delirio molecular. Los mitos y los arquetipos siguen en activo. Y el pensamiento continúa en fase de construcción. Entre el estropicio de algunas certezas y el silencio de la memoria. Entre las convicciones precarias y el error más luminoso.